Vigilias de la Virgen de la Almudena

 

Llega el día de nuestra patrona, la Virgen de la Almudena. Como todos los años, nuestro Arzobispo, D. Carlos, a tan solo 10 días de ser creado Cardenal de la Iglesia Católica, convoca a través de la Deleju a todos los jóvenes de Madrid a una Vigilia de oración, junto con todos los fieles que quieran sumarse, a los pies de María.

Estamos convocados a las 20:30 a la Catedral que lleva su nombre, para poder verla. Para poder mirarla y dejarnos mirar por ella. Para que ese día, esa noche, nos cambie el corazón y los ojos… para tener su mirada.

Es nuestro Arzobispo en su Carta Pastoral para este curso 2016-2017 quien nos invita a tener La mirada de María: la que descubrimos en el canto del magníficat. Repite muchas veces este canto -prosigue D. Carlos-, proclama la grandeza de Dios que se manifiesta en cada una de nuestras vidas y de la que quiere Dios que seamos rostro, «su misericordia llega a todos los hombres». Haz una peregrinación: asiste a la escuela del santuario de la Virgen Santa María la Real de la Almudena en nuestra catedral. Mírala y déjate mirar por Ella (Ungidos y urgidos por la misericordia, epílogo 1).

La devoción por nuestra Madre, en la advocación de la Almudena, ha ido creciendo poco a poco entre los católicos de Madrid, y estas vigilias han colaborado en gran medida a ello. ¡No te la pierdas este año!

Sabemos que tener como intercesora a la Virgen es garantía de que Dios nos va a escuchar, pongamos en sus manos todos nuestros anhelos e inquietudes que sabemos que Ella nuca nos defrauda.
A modo de resumen de esta actividad, a continuación recordamos algunas vigilias de años anteriores..

 

TESTIMONIOS

Mi experiencia en Lourdes

ALBERTO

Me llamo Alberto y soy un chico de 20 años que puede decir que ha vivido por segunda vez el ¨cielo¨. Quién iba a decir que conocería este “sentimiento” de rebote, por seguir confiadamente a mi hermana hacia un “sitio” aparentemente “aburrido”. Pues bien, al final resultó ser el mejor viaje de mi vida y os voy a contar por qué. Siendo difícil describir con palabras la experiencia que vivimos cada año con la Hospitalidad de Lourdes, voy a intentar lo imposible, que es hacer entender a las personas que no lo han vivido lo que de verdad significa Lourdes.

Todavía me acuerdo del primer impacto al entrar en un autobús a las 6 de la madrugada. Ver la cara de felicidad de unas personas con dificultades, que sabían a lo que iban. ¿Cómo era posible tener una discapacidad de ese calibre y sonreír?

Percibí entonces el primero de los sentimientos al mirar fijamente a un héroe llamado Arturo, que sin poder hablar ni gesticular, se comunicó con una expresión facial donde me demostró una fortaleza que no había encontrado jamás en solo un gesto. Había encontrado la VALENTÍA. (…)

Dos días más tarde tuve la oportunidad de ayudar en las Piscinas de Lourdes y esta creo que ha sido la experiencia más fuerte que viviré y ni el mismísimo Cervantes podría pasarla a letra. De todas las sensaciones que tuve os voy a contar la que más me impactó. Cuando entró el primer enfermo y vi los ojos con los que miraba a la Virgen mientras que hacía sus peticiones entendí lo que es la ESPERANZA. Esa fe total en algo que no se sabe 100% que existe confiando en que te puede ayudar.

Descargar el testimonio completo.



NEREA

Buenas tardes, mi nombre es Nerea y vengo de la Parroquia de santa Eugenia. Tengo 26 años y este año me he enfrentado a mis primeras Jornadas Mundiales de la Juventud. Sí, habéis escuchado bien, enfrentado. Porque no he sido realmente consciente de todo el camino que he llevado durante el año hasta que no lo viví en primera persona. Os vengo a contar, muy brevemente, mi mayor experiencia de fe en presencia de la Virgen y guiada en todo momento por el Espíritu Santo en la JMJ y fue en Lourdes.

Recuerdo que nos dieron dos posibilidades: irnos a duchar (que después de cuatro días sin hacerlo era tentador...) o ir a visitar Lourdes. ¡Bendita decisión!

Me subí con un pequeño grupo de mi parroquia a visitar una de las iglesias que había en Lourdes, como en lo alto de la montaña. Justo en ese momento, vimos...así como a lo lejos, al compás de unos cantos que parecían guiados por los ángeles, que salían los enfermos. Sí, les tocaba la hora de ser lavados y bendecidos por agua bendita.

Virgen María, gracias por hacerte tan presente en ese momento que aún me deja sin palabras. Justo después, bajamos a la gruta. Ésa que, milagrosamente y siempre acompañado de la Virgen María, hizo que saliera agua de ella. Me mojé las manos, cerré los ojos, y dejé que el agua cayera sobre mí. Nunca me había sentido tan llena por el Espíritu Santo.

Por último, llené mi botella de agua. Del mismo que miles de personas anhelan para que un día puedan probar. Puedan beber. La misma agua que traje a Madrid para que mi madre, enferma de corazón, pudiera beber y experimentar de ese Espíritu Santo.

Gracias, Dios mío, por tenerte siempre cerca. Por hacer de esta JMJ un testimonio un testimonio de vida. Por cuidarnos tanto y tan bien. Te damos gracias, Señor.




VIGILIAS DE AÑOS ANTERIORES

Horario

  • De lunes a viernes: 9:30 - 14:30 
  • Martes: 17:00 - 19:00
  • Sábado y Domingo: Cerrado

Dónde estamos

  • Pza. San Juan de la Cruz nº 2B 1ª planta. 28003 Madrid (España)
  • Teléfono: 914561340
  • Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Top
Nosotros usamos cookies para le funcionamiento de nuestra web. Si continúa usando esta web, significa que da su consentimiento al uso de nuestras cookies Más detalles…